Archivo

2010 - INDEPENDENCIA

01.- Independencia.-

02.- La silenciosa .-

03.- Tomar mate sólo .-

04.- Pasito a pasito.-

05.- Tangoteando .-

06.- Mucho bicho .-

07.- Mate cocido .-

08.- Hay quién .-

09.- Sigiloso y ágil .-

10.- La papa y el maiz .-

11.- Retrato de Rafi .-

12.- Flaco rocín .-

13.- La veleta .-

14.- Filósofo de pieza de pensión .-

INDEPENDENCIA

Letra y música: Rafael Amor

  

Invoco a la tierra madre

de la que estamos quedando huachos,

errantes como sombras sobre su pecho,

esclavizados…

Convoco a todas las voces

las sepultadas en sus entrañas  

que conmuevan con sus clamores

la médula planetaria

y llamo a los viejos pueblos

antiguos dueños de esta inmensidad

que no renunciaron nunca

los despojados a su heredad.

Y cito a la sangre amada

la sangre con  que se amasa

este barro mestizo 

aluvional de la patria.

 

Independencia, independencia

mi canción clama.

Independencia, independencia,

la historia llama, 

que los laureles de mayo

coronen nuestra esperanza

 

Y cito al músculo padre

nervio y simiente del trabajo

y al campesino que siembra un sueño

desalojado.

A la memoria del agua,

La del petróleo y la semilla

traficadas por esas manos viles

que nos humillan

Y convoco a los caídos

en la  lucha   cotidiana

y  a esas treinta mil ausencias

que llevamos en el alma

a los que dieron sus vidas

allà en la turba lejana

y a los que fueron por pan

y los pararon con balas

 

independencia, independencia

mi canción clama.

Independencia, independencia,

La historia llama.

Que los laureles de mayo,

Coronen nuestra esperanza.

RAFAEL AMOR®

 

LA SILENCIOSA

Letra de Rafael Amor y música de Jairo

 

Honda bruma de silencios la empezó a  cercar,

y un día al pairo se quedó, 

en las sordas aguas sin retorno de ese mar

que su mirada anegó.

Sus caricias que eran mías no volvieron más

del profundo exilio de la soledad.

 

De que ausencias callarían con su corazón, 

de que cenizas del amor,

que partidas tristes o reencuentros sin pasión,

que vigilia del dolor.

Se escondía, le dolía de la vida al fin,

la melancolía que deja el vivir.

 

Silenciosa deshojaba,

hebra a hebra la quietud,

sobre su regazo que habitaba la humildad,

en sus manos tibias que hilaron la luz,

con  agujas de suspiros se ponía a tejer,

aquellos recuerdos de madre y mujer.

 

Han pasado muchos años, pero sigue en mi,

y le he empezado a comprender

esas fugas suyas donde no reconocí,

la mordaza de querer.

Madre mía, sangre mía de su amor mamé

Y hasta me sorprendo pareciéndome.

 

Mi silencio y su silencio van buscándose,

ser silencioso no es callar,

con los años uno aprende  a saber decir, 

toda el alma sin hablar.

Tallo arriba, va la vida creciendo feliz

mientras uno  va volviéndose raíz.

 

Silenciosa deshojaba hebra a hebra la quietud

sobre su regazo que habitaba la humildad

en sus manos tibias que hilaron la luz

con agujas de suspiros se ponía a tejer

aquellos recuerdos de madre y mujer.

RAFAEL AMOR®

 

TOMAR MATE SÓLO

Letra y música: Rafael Amor

Tomar mate sólo,

mirando la ventana,

pensando sin apuro

un montón de macanas,

que a esta casa sin niños

que hasta ayer fue redonda

hoy le sobran rincones

donde vaga mi sombra.

 

Tomar mate sólo.

Las plantas no son plantas,

se escapan de los tarros

sus raíces fantasmas.

Yo las oigo creciendo

como telas de araña,

desgarrando el silencio,

invadiéndome el alma.

 

Tomar mate solo.

Un vecino que carga

el tocata con rumbas

y resuenan las palmas

igual que el aleteo

de un pájaro en la jaula

y yo desde hace días,

me he quedado sin alas.

 

Tomar mate sólo.

Se oye un perro que ladra.

llamada de la vida

que transcurre lejana

detrás de un horizonte

de cortinas cansadas,

de una cuerda con broches

y sin ropa colgada.

 

Tomar mate sólo.

El reloj me aletarga,

su engranaje sin tiempo,

implacable me marca

el compás y el silencio

de su sonata larga

que acomodo el latido

de mi pecho a su marcha.

 

Tomar mate sólo.

Un cartel de “se vende”,

los estantes vacíos

cuatro fotos pegadas

en una cartulina donde ríe la infancia

de estrabismo travieso

y algún diente que falta.

 

Tomar mate sólo.

Pensando estas pavadas,

ya me quedé colgado,

la bombilla mareada

y este rocío sonso

mojándome la cara

que no me  he dado cuenta

que ya se acabó el agua.

Tomar mate sólo…

 

 

PASITO A PASITO

Letra y música: Rafael Amor

Pasito a pasito se va, se va,

con más paciencia que velocidad. (bis)

 

Distancia y rumbos estaban  antes, (bis)

pero  sentido y nombres les dieron

los caminantes.

 

El impaciente, paso apurado, (bis)

suele no recordar los paisajes 

que ha transitado.

 

Pasito a pasito…

 

Abrazada al álamo altivo, (bis)

la planta rastrera se dice:

¡cómo he crecido!. (bis)

 

Toda sombra es la luz negada, (bis)

pero sin  luz la sombra no existe,

no vale nada. (bis)

 

Pasito a pasito…

 

Sepa aquel que aplaude al verdugo,

que bien pudiera mañana sentir su yugo. (bis)

 

Tiene el ave que en lo oscuro anida (bis)

un vuelo errante de alas heladas

de muerte heridas.

 

Pasito a pasito…

 

Con Dios en la boca  todo el día, 

así se pasea  muy oronda 

la hipocresía

 

Todo aquel que acumula dinero,

no tiene parientes ni amigos,

sólo herederos.

 

Pasito a pasito…

RAFAEL AMOR®

 

TANGOTEANDO

Letra y música: Rafael Amor

 

Tangoteando en los techos, música lata,

dos por cuatro la lluvia  sobre las chapas,

un malvón rezagado en la medianera,

pita el último pucho de primavera,

no se resigna,

la brasa del aroma se va en la brisa.

 

En el agua del patio se ve amarilla,

la tarde que se fuga por la rejilla,

la milonga de otoño cansina y lenta,

cayendo sobre el alma  como hoja seca.

Su mano sepia,

en acordes menores teje tristezas.

 

La guitarra de ausencias, cuerdas de olvido,

donde dos lagrimones hicieron nido.

¡ay!  del sólo que silba sus soledades,

tiene oleajes por dentro como mil mares.

La melodía,

la milonga que llaman melancolía.

RAFAEL AMOR®

 

MUCHO BICHO

 Letra y música: Guido Tonina

 Mucho bicho

tiene el agua.

Laguna sucia

 contaminada.

Tomamos el agua igual, señor

no tenemos nada

 

Gurí descalzo

pancita hinchada

ojitos de hambre

sin la mirada..

Comemos de vez en cuando, señor

No tenemos nada.

 

Estribillo

 

Así habló la madre Toba

palabra herida

sin esperanza

los huesos remarcados

bajo la piel

descarnada.

 

Mucho bicho

Revoloteando

Politiqueros

Desalmados

tomaron la tierra buena, señor

no dejaron nada.

 

Sangre Toba

enmudecida

como otras tantas

desangradas

de la tierra que era nuestra, señor

No tenemos nada

 

Estribillo

 

Mucho bicho tiene el agua señor

RAFAEL AMOR®

 

MATE COCIDO

Letra: Rafael Amor

 

Tan tempranero y humilde,

en su jarrito de lata,

enredándose a su humito,

se despertaba la casa.

Mate cocido  casero,

así huele la nostalgia.

 

El terroncito de azúcar

de mi niñez se mojaba

en lo amargo de su verde

y hoy lo veo a la distancia.

Color de mate cocido

En las fotos de mi infancia.

 

Mate cocido fresquito

a la sombra de la higuera

en el verano del patio,

calzoncillito y manguera.

Regusto a mate cocido

el misterio de la siesta.

 ESTRIBILLO

Y cuando hubo pan duro,

el yerbeado lo ablandaba,

la miga volvía a ser miga

y la corteza cantaba,

verde de mate cocido,

el pan que resucitaba.

                II

Mate cocido caliente,

humo de leña mojada.

exiliado bajo un puente,

en el fogón de los parias.

Bronca de mate cocido,

el mundo de los sin nada.

 

Yerbeadito compañero

del recreo de la escuela.

El guardapolvos zurcido,

remiendo  de media suela.

Cielo de mate cocido,

el cielo de la rayuela.

 

Viejo calentadorcito,

en pensiones del camino,

la soledad y la ausencia

te volvieron clandestino.

Color sepia el desarraigo,

tu color, mate cocido.                   

 

Estribillo..

RAFAEL AMOR®

      

HAY QUIÉN

Letra: Rafael Amor – Música: Salvador Amor

 

Hay quien perece de sed en un río

quien agradece la  gota en el desierto,

quien se muere rodeado de la vida

y quien se empeña en vivir entre los muertos.

 

Hay quien deshoja la flor por capricho

y quien a diario se aferra a una esperanza,

quien con un soplo de amor inventa un mundo,

y quien tiene un mundo de amor y no le alcanza.

 

Hay quien ama la verdad mas que a nada

quien se quema con ella como al fuego,

Hay quien quiere salir de las tinieblas

y quien vive en la luz y sigue ciego.

Ciego

 

Recitado:

 

Hay quien pide piedad y no la tiene,

quien fué piadoso siempre y no la implora,

hay quien lleva la cruz con valentía

y quien cobarde y cruel, suplica y llora.

 

El que ayer sufrió mucho y hoy se olvida

quien  sin pena  vivió, pero reacciona,

quien con pan y cobijo se revela

y quien tiene razón y la traiciona.

 

Hay quien cree en un Dios por que le teme

y quien teme creer ante la duda,

quien se aferra a un más allá tras de la vida

y a quien lo mortal de la carne  no le asusta

 

Quien espera un milagro que lo salve,

Y quien se salva a si mismo de la nada,

quien se niega y mezquina la ternura

y quien reparte su savia enamorada.

 

Estribillo

 

Hay quien ama la verdad mas que a nada

y quien se quema con ella como al fuego,

Hay quien quiere salir de las tinieblas

y quien vive en la luz y sigue ciego.

Ciego… ciego.

RAFAEL AMOR®

 

 

 SIGILOSO Y ÁGIL

Poema de Rafael Amor

Sigiloso y ágil…

Oliéndole a lluvia la larga guedeja,

late con su paso elástico sobre el pecho virgen de la tierra…

La Tierra que es él… él que es de la tierra.

Amo de los montes y los ríos,

guitarra azul de agua y de madera,

del helado pezón de las montañas

donde se amamantan de cielo los cóndores,

amo del rayo y la tormenta,

alarido que estremece y muerde

la desnudez lujuriosa de la selva.

Dueño del horizonte sin cadenas,

su piel fragante al barro caliente,

al temporal enloquecido, al aroma tibio de la greda.

Trashumante. Azteca bárbaro y guerrero.

Pacífico alfarero, sabio Maya.

Inca imperial, hijo del sol, manso labriego.

Indómito Mpuche,

señor de las pampas y la puna,

de la intrincada maraña y los esteros,

del espejismo blanco en las salinas,

de la luna molida en las cascadas,

del silencio helado en las quebradas,

del perro del viento que aúlla en las cumbres

y lame los ojos vacíos de los ventisqueros,

de las noches quietas y el temblor de hembras

nueve lunas antes de que el vientre crezca.

Parirá sin miedos y en la dulce caña,

lánguida y tristona,

él hará un collar para su inocencia

con las cinco lágrimas de sus cinco notas.

Sigiloso y ágil, redondo de asombro, escondido detrás de su silencio.

Hoy ha amanecido con un pájaro negro la mañana, con un ala helada en las pupilas y otra en el alma.

A lo lejos, la carabela, hunde el pecho en el ascua esmeraldina con el trapo inflamado de su vela, como una paloma herida entre la espuma, que busca desesperada el lecho de la arena para quedarse muerta en la playa, tendida…

RAFAEL AMOR®

 

LA PAPA Y EL MAIZ

Letra y música: Rafael Amor

 

Estaban la papa y el maíz,

chinampas de flores y el Quetzal.

El oro sagrado de Inti,

los ponchos de plumas de Chankay.

Estaban la llama y el hüemul,

guacamayos, pumas y el ñandú.

 

Trajeron la rueda y el cañón,

coraza, caballos y arcabuz,

espejos y cuentas de color,

la Biblia, el arado y una cruz.

Trajeron la imprenta y el papel,

la voz de Castilla con su ley.

 

Estaba el tabaco, el arrayán,

mandiocas, copihues y orazáa,

el palo borracho, el guayacán,

el duro quebracho, el ananá.

Estaban el caucho y el abey,

ceibas, araucarias y el mamey.

 

Trajeron la pólvora el alcohol,

la vaca, la oveja y el trigo,

las brújulas ciegas de ambición,

insomnes, rastreando El Dorado

Encomienda, mita y yanacón,

cadenas de surco y socavón.

 

Estaba el cacao y el maní,

la tibia vicuña y el tatú,

el cóndor andino, el colibrí,

guanacos, alpacas y perús.

Tenochtítlan y Cuzco del amor,

Otúmba y Cajamarca del dolor.

RAFAEL AMOR®

 

      

RETRATO DE RAFI

Letra y música: Rafael Amor

 

Si usted lo viera

las canillitas flacas negras de moretones,

con el pié izquierdo

chuequito para dentro igual que su papá.

Con las rodillas

llenas de mataduras y un parche en el culito,

con los bolsillos

repletos de piedras, bolitas y pan.

 

Tiene un flequillo

tapándole los ojos extrábicos, traviesos

y aunque tendría

que usar los anteojos, no los quiere usar,

por eso tiene una marca en la mejilla que se hizo el muy cegato,

atravesando

con bicicleta y todo el vidrio del portal.

 

Es un desastre,

mi atorrante,

mi golfo, mi pibe, mi chaval.

 

Y si lo oyera

hablar con ese acento tan suyo y madrileño,

pidiendo un duro,

diciéndome – oye tío, no te enrolles mal.

Si por las noches controla la movida, me sigue por la casa,

quejándose, -jolines ya te me piras de nuevo con mamá-.

 

Y si lo viera

con la camisa afuera llegar muy agitado,

por que los chicos

dicen que Maradona es canijo y un valdao,

el me interroga

a punta de ñatita para ver si es cierto,

y antes que hable,

me dice: – por las dudas, ya los he currao.

 

Es un desastre…

 

Por ahí se ausenta

siguiendo alguna hormiga que cruza por el patio,

o si en el “loro”

alguien puso una música que le “mola” a él.

Y no les cuento

cuando me da el día de tocar la guitarra,

que le va el rollo

del canto y la farra a mi Rafael.

 

Todas las noches

yo tengo que pasarlo de la mía a su cama

y cada día que pasa

me doy cuenta que va pesando más,

le doy los besos

que es imposible darle cuando está despierto

y los que un día

más tarde o más temprano, no le podré dar.

 

Y le acaricio

las plumitas lacias de gallito bravo,

que le descubro

un chichón o una “pupa” como dice él:

 -duerma tranquilo

mi nene chiquito – le digo muy bajo –

que habrá mañana

más normas y reglas que desobedecer.

 

Es un desastre mi atorrante,

mi golfo mi pibe, mi chaval,

es adorable, mi atorrante,

mi golfo, mi pibe, mi chaval

RAFAEL AMOR®

 

FLACO ROCÍN

Letra y música: Rafael Amor

 

En un flaco rocín  de paso agónico,

por una tierra yerma, desolada,

chatarrerío sonoro de armadura, 

herrumbres de vacía, escudo, espada,

la lanza en regatón, la punta rota,

era el fracaso mismo, la derrota,

pero, cabalgaba.

 

Montado en un Rucio de tormentos

el buen Sancho en la huella, lo seguía,

laureado de rotos y  remiendos.

En su fuero interior se debatía,

entre la realidad y la utopía:

que gigantes  o molinos de viento

o un plato de comida

 

Uno, alucinado va buscando a Dulcinea

el otro, una ínsula de pan y de justicia.

Cada cual  rendido a sus quimeras,

cada quien velando sus ensoñaduras,

que palacios en ventas mugrosas y oscuras

Uno lleva el hambre, el otro la locura

como su bandera.

 

¿Cuál de los dos tiene más turbio el seso?

¿Cuál es el héroe, y cuál el escudero?

¿Quien lleva a quien en su gira estrafalaria?

Si el que pisa la tierra o el que levita un sueño,

Si el que piensa un mundo nuevo en Barataria

O el que cree llegar al cielo en  Clavileño.

RAFAEL AMOR®

 

LA VELETA

Letra y música: Rafael Amor

 

Gira, gira la veleta

según los vientos

y cuando amainan se queda

sin argumentos.

Siempre con rumbos ajenos,

siempre perdida,

cualquier punto será el norte

cuando ella gira.

Sobre su eje tozudo

vuelta tras vuelta,

anclada en el mismo sitio

es la veleta.

 

Ferrugienta y rezongona

con que despecho

Se queja de su destino

sobre los techos.

Los vientos que van y vienen

por el planeta,

no advierten esa quejumbre

de la veleta.

Pasan urgentes cargados

de vida y polen

ellos saben  a que van,

por que y a donde.

 

Y los hay que se confunden

viendo su giro

que se creen que ella es el aire

el viento mismo,

y que sabe a donde apunta

cuando su flecha,

marca algún punto azaroso

con su inconsciencia.

Un aspaviento de lata

es la veleta,

que les parece que va,

pero está quieta.

RAFAEL AMOR®

 

FILÓSOFO DE PIEZA DE PENSIÓN

Letra y música: Rafael Amor

 

Filósofo de pieza de pensión, como vos decís,

entre unos mates y la lluvia me escribís

y te comprendo por primera vez,

que te descubro hermano hoy,

será por que crecí.

Te entiendo claro cuando vos me hablás, de la soledad

y de la fe que uno apostó y no se da

en esta cómica ruleta de vivir

que uno se ríe hasta de dios,

al fin que más le da.

 

Pero en el fondo a uno le jode tanta cruz,

tanto culo de la taba, tanto Caín.

Tanto vacío esperando alguna luz,

que uno no sabe si es de carne o aserrín,

así uno empieza a vivir en el ayer,

entre las fotos de cuando uno era feliz.

 

¿Más cruda que un poema de Tuñón, es la realidad?

¿y aquel amor que uno mamó, no sirve más?.

Ya lo ves, lo andan vendiendo por ahí entre jeringas de color…

¿la muerte es la verdad…?

 

Será tal vez que uno nació por la mitad en una era cruel,

hablandolé de  libertad a los robots

o prisionero con un canario cantor,

en una pieza de pensión,

oyendo llover…

 

Pero en el fondo a uno le jode tanta cruz,

tanto culo de la taba, tanto Caín.

Tanto vacío esperando alguna luz,

que uno no sabe si es de carne o aserrín,

así uno empieza a vivir en el ayer,

entre las fotos de cuando uno era feliz.

RAFAEL AMOR®