BIOGRAFIA
DISCOGRAFIA
LETRAS
GALERIA DE FOTOS
PIENSO QUE ...
CONTACTO

 

Próximos conciertos y novedades ...

No

 

Esta lista de conciertos y novedades se actualiza periódicamente.

Si quieres recibir notificaciones de próximos eventos, anótate en la página Contacto


Cargar la Web desde el inicio (para ver el video de entrada)


Hora Local


Diseño Web:

www.informaticamusical.es

CORAZÓN LIBRE

Lado A

Portada Corazón libre1.- Con la libertad
2.- País de lino
3.- Carta a una mujer
4.- Una canción para la lluvia
5.- Amor es mi canto
6.- Fábula de la margarita y el viento

Lado B

1.- Corazón libre
Participación especial Mercedes Sosa y Alberto Cortez
2.- Violetta
Participación especial Antonio Tarrago Ros
3.- El desafío
4.- A mi la calle

Prólogo por Martín Meyer:

Para la concreción de este trabajo se necesitó imaginación y coraje. El proyecto era una cosa, la realización otra muy distinta. Buscamos el concurso de músicos, técnicos, fotógrafos, realizadores gráficos, amigos “hinchas” de Rafa que desde esos momentos y para siempre serán amigos nuestros y como los padres que siempre quieren lo mejor para sus hijos, después de discutir a veces acaloradamente, hasta terminar poniéndonos de acuerdo como ocurre siempre cuando se está haciendo algo en conjunto, porque así debe ser y así también se hace “arte”, llegamos a este momento, el de la decisión final:
¿Usamos grabaciones de hace 15 años...? Sí. Definitivamente sí. Este material no puede perderse, es de un valor único.
Aquí está entonces, nuestra propuesta: quince años de CORAZÓN LIBRE. Rafa anduvo 15 años dando vueltas por el mundo, pero ahora está nuevamente entre nosotros. Agigantado, crecido, convertido en un brillante cronista de la vida cotidiana, cantor y poeta, nuestro Rafael Amor.

Volver arriba


CON LA LIBERTAD

Amar la libertad, sentirse pájaro,
agitar el cielo con las alas.

Amar la libertad, sentirse mar,
dejar la espuma de la risa en cualquier playa
o quebrar el llanto allá en las rocas,
donde nadie encuentre nuestras lágrimas.

Vivir la libertad, de cara al viento,
con el brazo fuerte y la razón alzada,
aunque tengamos que morirnos.
¡Libres!, morir en libertad, la voz quebrada,
que alguno ha de pasar por el camino
y acunará en los brazos nuestra verdad cansada
y desde abajo de la tierra, nuestros huesos,
irán apuntalando sus pisadas,
que cuando grite, en el vigor del puño,
habrá de alzarse nuestra sangre renovada.

Con la libertad, los trigales nuevos.
Con la libertad, pájaros al viento.
Es la libertad, ese grito eterno,
que sacude el mar, que rompe el silencio,
que abate la roca, que desanda el viento,
que pone en la boca, el azul del cielo.

Con la libertad, campanas a vuelo,
lágrimas de paz y los ojos buenos.
Banderas de luz, canto a pecho abierto,
la sangre que va, creciendo, creciendo,
las manos tendidas a horizontes nuevos,
dar hasta la vida por sentir su beso.

Libres, libres, con la luz y el canto,
libres con el llanto, con la tierra arada,
rica o desolada, con trigales nuevos,
con los ojos buenos, libres hasta ciegos,
libres con campanas, libres con mañana,
con el horizonte, sin cielo ni nada.

Con las manos yertas, aunque la miseria
derrumbe las puertas, aunque naufraguemos
sin estrella ni puerto, ¡libres! ¡siempre libres!
¡libres hasta muertos!.


RAFAEL AMOR®



PAÍS DE LINO

Solté mis cielos de lino,
con las ceibas soñé el alba,
un sol de trigo dormido,
en la espuma de las alas
de rumorosas gaviotas,
que mi mar tuvo por agua .

¡Ay!, ¿con que soñaba?

Hice ríos cristalinos con los cántaros del alma
la risa azul de los niños pobló arroyos y cascadas,
hice un barco de un suspiro y el velamen de distancias.

¡Ay! ¿con que soñaba.

Con campanarios de grillos
fundé un pueblo de esmeraldas
y con himno de rocío,
todo mi pueblo cantaba.
Con girones del aroma
alzó su bandera blanca.

¡Ay! ¿con qué soñaba?

Con el rubor virginal de dos mejillas tempranas,
soñé los atardeceres de horizontes escarlata
y por el viento olvidado, dejé un violín hecho lágrima.

¡Ay! ¿con que soñaba?

Era un país tan pequeño
que cabía en una palma,
invisible a las pupilas
más no a los ojos del alma.
Yo se que existe que es cierto
que hay un país de esperanzas.
Quisiera quedarme muerto
para soñarlo con calma.

RAFAEL AMOR®



CARTA A UNA MUJER

Si la vida te tratara mal, vuelve a mi puerta a llamar.
Cuando te des cuenta que la juventud,
como los sueños se te han de escapar.
Regresa a mi mundo, regresa a mi paz,
aunque ya no tengas nada mas que dar,
por que yo no amo tan solo tu piel,
por que al fin y al cabo la piel se nos va.

Cuando el camino te quiera perder en el hastío de la soledad.
Cuando por monedas te compren la fe
y al corazón lo cambies por un pan,
regresa a mis brazos sucia de sufrir,
con todas las manchas que te de el vivir,
que si por tu amor me tengo que manchar,
en el mismo barro yo me voy a hundir.

Regresa, regresa, regresa...

Y cuando en mi pecho vuelvas a encontrar
latiendo en el mío tu corazón,
sin saber por que, habrás de llorar
y tal vez quieras pedirme perdón ,
yo, con mi mano callaré tu voz,
pues dime quien puede absolver o culpar ,
la vida es tan corta y en su tribunal
somos todos iguales, nadie puede juzgar.

Aún deshojada la flor de tu ser,
vuelve a mi puerta a llamar,
te estaré esperando con la sangre en pié
para volver a empezar.
Siempre queda un beso que nunca se dio,
dos palabras viejas que no mueren mas.
E l simple milagro para un corazón,
el decir, te quiero y volver a amar.

RAFAEL AMOR®



UNA CANCIÓN PARA LA LLUVIA

Me gusta el olor a lluvia que hay en tu pelo
y el sol de tu rubor tormenta que se desata
bajo tu bata tu seno breve donde se agita la pasión
resbala la luz del día sobre tu piel de nube encendida
el viento juega en tus faldas mareos de despedidas,
el viento nunca se queda por que no sabe de amor

Amo el cántaro fresco donde sediento pueda beber tu voz.
tu voz golondrina loca vuela de tu boca busca la vida
y tal vez muera en una flor. Yo se que este mundo mío
es un país lejano y perdido donde tu nombre
cuando te nombro es como un cuento que oí de niño.
Yo guardo todos los cuentos junto a mi corazón.

Que tienes que puedes irte de la espiga al sauce con tu andar de suspiro.
Que tienes que puedes navegar en una margarita todos los mares de rocío,
Que tienes que puedes enloquecer la mansa soledad del árbol
cuando enjuagas las aromas de la tarde con tus manos y te bebes los ojos
porque tu sed en el hueco de las palmas los vuelve a levantar del río.
Que tienes que puedes prenderme en el sitio de los sueños
todo el amor toda la fe todo el olvido.

Amo el cántaro fresco donde sediento pueda beber tu voz
Tu voz golondrina loca vuela de tu boca busca la vida
y tal vez muera en una flor Yo se que este mundo mío
es un país lejano y perdido donde tu nombre cuando te nombro
es como un cuento que oí de niño yo guardo todos los cuentos junto a mi corazón

RAFAEL AMOR®



AMOR ES MI CANTO

Amor
una palabra nomás,
¿quién la inventó?
¿un poeta quizás?
¿un loco soñador?.
Amor,
como viene se va,
como la frágil flor
nace y muere el amor
sin pensar.

Amor es la palabra que en la noche un bohemio encontró
para ponerle nombre a su soledad
y no dejar tan sólo su corazón
frágil como una flor
débil como un cristal.

Recitado

Y sin embargo creo en el amor. Es mi corazón que se resiste a pensar que no es verdad porque cuando enredo mis manos en su pelo para decirle que la quiero o le abrazo la boca con mi boca en la llama azul de mi deseo o me hundo en el mar profundo de sus pupilas o me embriago con su voz creo en el amor y si un chiquilin me mira y desde su estatura de niño me arroja la inocencia en una sonrisa como quien tira una flor, creo en el amor.

Canción

Amor es la palabra que en la noche un bohemio encontró
para ponerle nombre a su soledad,
frágil como una flor
débil como un cristal.
Amor...

RAFAEL AMOR®



FÁBULA DE LA MARGARITA Y EL VIENTO

Una humilde margarita a un lado del camino,
daba vueltas el azúcar de su molino.
Pasó cantando el viento su son peregrino
ella enamorada fue tras su destino.
Pero no alcanzó al viento en la distancia
el mundo entero supo de su constancia,
por que a veces no importa el ser amado
si no amar, amar sin pedir nada en pago.

Pasó el tiempo y marchita, la margarita,
iba de viento en viento la pobrecita.
Un pájaro que pasaba buscando abrigo
para dos alas nuevas que había en su nido,
al verla tan vencida, tan amarilla,
se la llevó en su pico como semilla.
Por que donde más muerta la vida parece,
es en ese lugar en donde mas crece.

Vino el hombre que mata el amor con olvido,
de una sola pedrada, bajó aquel nido.
Cayó temblando el ave, trino abatido,
Escapó la semilla en su pico.
Pero la tierra que siempre es sabia y bendita
volvió a agitar su molino la margarita.
Lo importante de la vida está en la simiente,
morir es empezar a vivir para siempre.

Otra humilde margarita a un lado del camino,
daba vueltas el azúcar de su molino,
pasó otro viento cantando su son peregrino,
de nuevo enamorarse fue su destino.

RAFAEL AMOR®



CORAZON LIBRE

Te han sitiado corazón y esperan tu renuncia,
los únicos vencidos corazón, son los que no luchan.
No los dejes corazón que maten la alegría,
remienda con un sueño corazón, tus alas malheridas.

No te entregues corazón libre, no te entregues.
No te entregues corazón libre, no te entregues.

Y recuerda corazón, la infancia sin fronteras,
el tacto de la vida corazón, carne de primaveras.
Se equivocan corazón, con frágiles cadenas,
más viento que raíces corazón, destrózalas y vuela.

No te entregues corazón libre...

No los oigas corazón, que sus voces no te aturdan,
serás cómplice y esclavo corazón, si es que los escuchas.

No te entregues corazón libre...

Adelante corazón, sin miedo a la derrota,
durar, no es estar vivo corazón, vivir es otra cosa.

No te entregues corazón libre...

RAFAEL AMOR®



VIOLETTA

Tiene un dolor de barca abandonada,
en las arenas de una playa quieta
y una gaviota de niñez que baja
a refugiarse en su madera seca.
Violetta tiene un nombre de poema
garabateado en una servilleta
por esos parias en alcohol perdidos
tan solitarios tristes y poetas.

Violetta, Violetta, Violetta.

Violetta a veces llora esos amores
que tras la noche al alba izan las velas
siempre los mismos pasos de regreso
desde el adiós del muelle hasta su pieza.
Tiene una historia como en las canciones
que los borrachos cantamos en las mesas
de las tabernas con humo y acordeones
pasados de tabaco y de cerveza.

Violetta, Violetta, Violetta.


Tiene una foto al lado de la cama
donde la infancia duele amarillenta
y la sonrisa de ahora no es la misma
traviesa y cómplice de aquellas trenzas.
Violetta bebe su ron adulterado
manos furtivas recorren sus caderas
y entre procaces risas y caricias
vaga en sus ojos sin luz la borrachera

Violetta, Violetta, Violetta.


Puso sus manos tibias en mis manos
por una calle de un país cualquiera
mi corazón me dijo es como el tuyo
late soñando con otras riveras
y yo que vivo lléndome de todo
al fin me fui sin volver la cabeza
la vi bajar los ojos y en silencio
la oí contar los pasos a su pieza.

Violetta, Violetta, Violetta.

RAFAEL AMOR®



EL DESAFÍO

En el arco: El Tano Fugazzeta, El Gallego de dos, de tres: El Manco, marcando a la derecha: El Groncho Frías de cinco: El Hijo del Dotor, de seis: El Raro.
En la punta derecha El Uña e´lata, el Vasco Ochóa, justamente de ocho, el Colorao Esmi de centrofobal y en la zurda El Rusito y El Morocho.
De suplentes El Turco y El Polaco, de delegado, como dije: El Gordo, yo con la botella y la tohalla y de hinchada: Un Peruca con el bombo.
Rejuntaos y sin entrenamiento nos subimos al mionca del Bostero y dando tumbos y relojiando minas, nos fuimos para el centro,¡ah! Y pasams por la casa del Pelusa para ver si venía con nosotros. Batió la vieja: - juega pa´otro barrio- que sie El Pelusa está, con El pelusa es robo.
Ellos tenían botines con tapones y camisetas con número a la espalda, un botiquín con yeites pa´los golpes y un coletivo British School que los llevaba.
Movió un rubio grandote y colorado y le quitó la pelota El Uña e´Lata. Se perfilaba solito por la punta, pero perdió en el raje la alpargata.
Sacó el arquero, con gorra y rodillera y cabeceó El Rusito por la zurda. En cuanto la agarró lo hicieron bosta... el referí era de ellos, un chabón que era cura.
¿Y no le cobró un foul al Groncho Frías, por que estroló a un pituco en la derecha?. El Peruca, a los bombazos, le decía: - a la cabeza, apuntale a la cabeza-
Por el lao que al Manco le faltaba el brazo, se le piró el puntero entre gambetas y se enojó con El Tano que gritaba: -¡ma, garralo de la camissseta!-
El Hijo e´l Tordo en un tono muy sensato, le dijo al Raro- ¡Ché, mantené la calma!- cuando un chetito le metió un planchazo, que le dejó los tapones en el alma.
El Vasco Ochóa con la globa bajo el brazo, se fua a quejar al referí cabreao. –Los muchachos son rudos pero nobles Vasquito y jamás son mal intencionados-
El gol de ellos lo metió un Petizo medio asqueroso que era el atacante. Canchero, pelo corto y bigotito, que batió El Turco: -¡que pinta e´vigilante!-.
La cosa no funcaba, no había coheréncia. Los Pataduras nos tenían en un arco. ¿Todos manijas y perdiendo por goleada?. Dijo El Polaco:- nos falla el medio campo-.
Entonces, ¿quién llegó?, ¡llegó El Pelusa!, el que estaba jugando pa´otro barrio, casó la globa y no la soltó nunca y empezamos a bailarlos.
El Peruca agarró el bombo y dale y dale... ¿y dale que?, si no nombre tenía el cuadro. Dale nosotros, dale los Sin-nombre, dale los párias, dale los rejuntados.
Entonces, nos empezaron a dar como en la guerra. Cuando empatamos, ahí empeoró la cosa... ¡uy que de piñas!, como cobraban el cura dijo: -bastaaaa, no es de buenos cristianos esta joda-
Y ya de vuelta en el mionca y meta bombo y súcios con el barro de la cancha: -enemos que entrenarnos- dijo El Gordo – y ganarles algún día la Revancha-

RAFAEL AMOR®



A MI LA CALLE

A mí la calle me dio este acento
mitad ternura y resentimiento,
la desconfianza del que ha vivido,
siempre a los golpes y está advertido.

A mí la calle me ha dado amores,
Unos fugaces, otros traidores.
Por que me duelen los desengaños,
Ya no es tan fácil hacerme daño.

A mí la calle me ha dado olvidos
Y veinte Judas por cada amigo.
A mí la calle me dio verdades
Y por decirlas, mil soledades.

Dura la calle, dura como la verdad.
Dura la calle y sabia como la verdad.

A mí la calle me dio este paso,
Siempre parejo en gloria o fracaso
Y me ha dejado triste el silbido,
Que es mi manera de andar conmigo.

A mí la calle me dio esta quieta,
melancolía de los poetas
y hago equilibrio por las aceras,
con lo de niño que aún me queda.

Dura la calle, dura como la verdad.
Dura la calle y sabia como la verdad.

A mí la calle me dio alegrías,
de ver mi sangre reflorecida
en cuatro hijos que ya se sabe,
se marcharán, por la misma calle.

Amo esta calle, la que transito,
como un linyera con mi atadito,
hecho de estrellas y de ilusiones,
con mis fantasmas y mis canciones.

Dura la calle, dura como la verdad.
Dura la calle y sabia como la verdad.

RAFAEL AMOR®

- Puedes pedir este y otros discos a prensa@rafaelamor.com -

LETRAS

 

 

 

 

 

 

 

 

Con la libertad

Corazón libre

País de lino

Violetta

Carta a una mujer

El desafío

Una canción para la lluvia

A mi la calle
Amor es mi canto  

Fábula de la margarita y el viento


 

NOTA: Está prohibida la reproducción total o parcial de estas letras por cualquier medio aún citando la fuente, según las leyes internacionales de la Propiedad Intelectual. Si desea incluír una cita o un pasaje de estas obras, por favor envíe un mail a prensa@rafaelamor.com para obtener una autorización.

Volver arriba


Portada - Biografía - Pienso - Galería de fotos - Prensa - Contacto